Obesidad

Ignacio Ara Royo, Alba Gómez-Cabello, Alejandro González-Agüero, Germán Vicente-Rodríguez, Luis A. Moreno Aznar

Resumen


En la mayor parte de las sociedades industrializadas los cambios producidos en las últimas décadas han sido descritos en un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos cambios incluyen transformaciones en la conducta alimentaria (aumento en el consumo de alimentos con “alta densidad” energética y ricos en grasas, particularmente grasas saturadas y bajos en carbohidratos sin refinar) combinados con un estilo de vida sedentario (uso habitual del transporte motorizado, disponibilidad de electrodomésticos-aparatos que ahorran trabajo en casa, descenso en las tareas manuales y físicas en el trabajo y actividades en el tiempo libre que no precisan casi de gasto energético).

Como consecuencia de todo ello,  actualmente la inactividad física es considerada por algunos expertos como uno de los principales, sino el mayor, de los problemas de salud pública del siglo XXI. Prueba de ello, en un estudio longitudinal realizado con más de 50,000 personas adultas entre todos los factores de riesgo incluidos en el estudio (tabaco, hipertensión, colesterol y diabetes), la “fracción atribuible” a la baja condición física cardiovascular (16-17%) era la mayor. Estos datos indican que de cada 100 personas muertas, 16 ó 17 podían haber evitado morir si ese factor de riesgo específico, la inactividad física, no hubiera estado presente.


Palabras clave


Obesidad; actividad física; grasa corporal; prevención

Texto completo:

 Sólo suscriptores

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




© Consejo Superior de Deportes