Actividad física en niños y adolescentes

Autores/as

  • Magdalena Cuenca García
  • Jonatan Ruiz Ruiz
  • Francisco B. Ortega Porcel
  • Manuel J. Castillo

Palabras clave:

Adolescentes, actividad física, salud, riesgo, prevención, enfermedades, obesidad

Resumen

La práctica de actividad física previene el desarrollo de factores de riesgo cardiovascular ya desde la infancia y adolescencia. Entre esos factores de riesgo se encuentra la obesidad, la dislipidemia, la hipertensión o la resistencia a la insulina. Es más, una baja condición física, tanto en su vertiente de capacidad aeróbica como de fuerza muscular también se  consideran  factores de riesgo cardiovascular en sí mismos.Respecto a la actividad física, existe hoy suficiente evidencia científica como para afirmar la existencia de una relación inversa entre nivel de actividad física y cada uno de los factores de riesgo antes mencionados. Esta relación es más consistente cuando se trata de actividad física de vigorosa intensidad que cuando se trata de actividad física de menor intensidad. En cualquier caso, hay que señalar que cualquier nivel de actividad física es mejor que ninguna pues, como mínimo, ayuda a regular el equilibrio entre la ingesta y el gasto energético.La práctica de actividad física, y que ésta tenga un componente de intensidad moderada-vigorosa, debe estar presente ya desde la infancia o la adolescencia. Para ello, programas efectivos de prevención y educación  pueden ser la principal y más efectiva herramienta para instaurar un patrón de vida saludable entre los jóvenes de cara a alcanzar una salud óptima presente y futura.

Publicado

2012-03-28